Por primera vez en sus 68 años de existencia la Sala General de Corporados de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB) sesionó virtualmente a través de la plataforma Zoom. La asamblea anual, órgano máximo que reúne a los miembros de esta corporación educativa, lo hizo de esta manera en consideración a las normas sanitarias que rigen actualmente en todo el territorio nacional por la pandemia del coronavirus.

Como invitado central estuvo Juan Luis Mejía Arango, rector de la Universidad EAFIT, quien desde la ciudad de Medellín expuso a corporados y directivos de la UNAB cuáles son los retos actuales de la educación superior. Mejía Arango habló sobre los nuevos entornos que rodean a este sector: el avance acelerado de los conocimientos científicos y tecnológicos, el envejecimiento de la población, la cuarta revolución industrial y las nuevas demandas laborales obligan a las universidades a repensarse.

En la intervención del presidente de la Junta Directiva, Rafael Ardila Duarte, se refirió al momento actual por el que atraviesa el mundo a raíz de la pandemia del covid-19. “Nos encontramos en un mundo convulsionado y no tenemos información precisa”. Según el presidente de la Sala General “nunca fue tan necesaria la ética administrativa” haciendo alusión a una situación para la cual no estábamos preparados. “La UNAB fue una aventura intelectual nacida en tiempos de crisis, la universidad colombiana debe ser el cerebro del nuevo amanecer en Colombia”, concluyó.

El informe de gestión correspondiente a la vigencia 2019 fue presentado por el rector de la Institución, Juan Camilo Montoya Bozzi, quien catalogó el ejercicio como “intenso y especial”. En su intervención enumeró los siguientes aspectos como los principales: el inicio de una nueva gestión rectoral, la caída en las matrículas de pregrado, la adopción de un nuevo Plan de Desarrollo, el relevo generacional en importantes posiciones académicas y administrativas, el inicio de operaciones del Campus UNAB Bogotá y la expedición de importantes normas para la educación superior colombiana.

En su rendición de cuentas “la UNAB mantiene plena solidez patrimonial, preserva su compromiso con la alta calidad académica y se proyecta como un agente cada vez más activo y propositivo en asuntos de desarrollo regional”. Montoya Bozzi informó que la institución ejecutó inversiones por más de $ 11 mil millones y cerró el ejercicio 2019 sin endeudamiento con el sector financiero. “Con respecto al proceso de gestión, desde los primeros días de 2019 he enfatizado la importancia de precisar las aspiraciones e intenciones de los diferentes grupos de trabajo en acciones concretas, logrables y verificables que, en conjunto, nos permitan alcanzar los objetivos institucionales en las funciones misionales”, explicó el Rector.

En la Asamblea General de Corporados se tomó juramento a dos nuevos miembros Beneméritos, un grupo que hace parte de la Sala General encargado de velar por el legado fundacional y ser “guardianes de la filosofía institucional”, con voz y voto en las deliberaciones por derecho propio.

Este honor recayó en los nombres de Alfonso Valdivieso Sarmiento y Eduardo Durán Gómez, con más de 30 años de trayectoria en la Corporación. Valdivieso Sarmiento fue Fiscal General de la Nación, ministro de Educación y embajador de Colombia en Naciones Unidas y Durán Gómez es un abogado graduado de la UNAB, fue codirector del periódico Vanguardia y actual columnista del mismo diario, preside la Academia Colombiana de Historia y se desempeña como Notario 38 del Círculo de Bogotá D.C., entre otras dignidades.      

Tabla Técnica

Autor 
Fecha 
Jun 24, 2020
Tipo 
Noticia