La educación universitaria enfrenta el reto de renovarse para captar la atención de jóvenes cada vez más digitales, difíciles de impresionar, de mente abierta y pensamiento global, pues crecieron teniendo el mundo a un clic de distancia. 

En este sentido, la Universidad cree en el potencial creativo de las personas y promueve la creatividad como una herramienta transversal a cualquier área del conocimiento, con la cual se pueden generar innovaciones pedagógicas. Desde UNAB Creative se “ofrece un modelo que se llama Incubación de Torrance para hacer sus clases más creativas y al mismo tiempo desarrollar habilidades en los estudiantes, esto se combina con el uso de herramientas técnicas para que ellos puedan escoger según su necesidad y acortar la curva de aprendizaje”, afirmó Juan Pablo Neira Vesga, jefe del Centro de Creatividad, Innovación y Emprendimiento de la UNAB. 

Estas son algunas experiencias exitosas de docentes UNAB que decidieron rediseñar sus clases. 

Nydia Marcela Reyes Maldonado, programa de Contaduría Pública 

Asignatura: Estados Financieros

“Se diseñó la materia Estados Financieros bajo el Modelo de Incubación de Torrance (TIM), dirigida a todas las profesiones afines a los negocios, para desarrollar la competencia de uso y análisis de la información financiera, además de las 16 habilidades creativas propuestas por Cyndi Burnett y Julia Figliotti en su libro titulado “Tejiendo la creatividad en cada hebra de su currículo”. Como resultado de este proyecto, se diseñó la guía cátedra y el micro currículo con 16 sesiones de clase bajo el modelo TIM, donde los docentes que imparten la materia tienen a su disposición, el micro currículo con cada momento de la sesión explicado al detalle (generar expectativa, profundizar expectativa y extender el conocimiento) y cuentan con el material de apoyo de cada actividad, alojado en la plataforma TEMA. 

Con este proceso, que constituye una innovación educativa para la Facultad de Ciencias Económicas, Administrativas y Contables, aprendí que los estudiantes pueden ser muy creativos si se les da la oportunidad y los momentos para expresar ese potencial innovador que todos tenemos dentro y que, por una u otra razón, hemos coartado con el uso de metodologías de aprendizaje tradicionales.  Lo que más me impacto de la experiencia es ver el cambio de actitud de los estudiantes, quienes pasaron de un estado pasivo, distraído y aburrido, a uno activo, divertido y participativo”. 

Jose Luis Garcés Bautista, programa de Administración de Empresas

Asignatura: Finanzas 

“Mi acercamiento con UNAB Creative empezó con los cursos de creatividad dictados por John Cabra de la Universidad de Búfalo. Yo venía de una universidad con un modelo más tradicional y llegar aquí donde la creatividad es muy importante, fue un reto grande y esos cursos me abrieron el panorama. 

Dictar clase de finanzas de modo creativo es muy difícil pero enriquecedor,  porque los chicos son muy creativos y uno como profesor no lo explota. Con el uso del Modelo de Incubación de Torrance puedo indagar sobre el método de aprendizaje de mis estudiantes y hacer que mis clases sean más estructuradas. Por ejemplo, para abordar el tema del poder adquisitivo de las monedas, hacemos un ejercicio en el que cada estudiante debe diseñar su propia moneda y ponerle valor.

Haberme arriesgado a rediseñar mis clases fue muy positivo, los chicos no se aburren en clases y eso es una buena señal. La creatividad es transversal a cualquier área del conocimiento y muy importante al momento del aprendizaje”.

Sandra Yaneth Paez Leal, programa de Derecho

Asignatura: Deontología Jurídica

“El primer acercamiento a UNAB Creative lo hice con mucha duda, pero poco a poco fui mirando qué se podía hacer y vi que el modelo de Torrance me permitía abrir unos espacios interpretativos, y que yo podía desarrollarlos con los muchachos.

Iniciamos con Marqués en clase, que nació de una estrategia canadiense que consiste en llevar mascotas a clase para reducir el estrés de los estudiantes en la época de exámenes . En esas clases los estudiantes desarrollaban el eje temático y estaban en compañía de Marqués lo que les permitía estar más tranquilos. 

Después de esta experiencia quise hacer una conexión entre arte, ética y derecho. Hicimos un flashmob, los estudiantes escogieron tres canciones que tuvieran relación con el eje temático y luego realizaron la puesta en escena. El semestre pasado hicimos una puesta en escena con unas representaciones pictográficas entre los estudiantes y yo, que tuvieran que ver con ética y derecho, los chicos representaron el cuadro de La muerte de Sócrates, La Siesta y La ronda de los presos, de Van Gogh.

En todas estas estrategias la participación de los estudiantes fue voluntaria, porque influye mucho el miedo a que se burlen de ellos, pero la gran mayoría participó. 

Creo que el área más difícil para mencionar creatividad es Derecho, pero para mí fue posible porque tuve el apoyo del institucional. Esos espacios, por difíciles que al principio parezcan, abren unos caminos distintos de relación entre los estudiante y el profesor, se sienten más cómodos y confían más. 

Hoy creo que todos los caminos son posibles para aprender”.

 

Nydia, José Luis y Sandra, son una muestra de esas innovaciones pedagógicas que logran transformar la dinámica enseñanza - aprendizaje, al tiempo que estimulan la creatividad en sus estudiantes. Según un informe del Foro Económico Mundial, la creatividad será una de las 10 competencias más demandadas por las empresas en 2020.