En la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB) hemos trabajado, desde el mismo momento en el que la pandemia del covid-19 nos obligó a suspender las actividades académicas y administrativas presenciales, en garantizar la continuidad del semestre académico por medio de una serie de determinaciones, ampliamente divulgadas y conocidas por ustedes (ver https://www.unab.edu.co/covid-19), con el objetivo prioritario de proteger la vida de los miembros de la comunidad universitaria.

Surtido ese primer paso, en todos los estamentos de la Institución nos hemos impuesto la tarea de agregarle todo el valor necesario para que, en consecuencia, la experiencia del estudiante se mantenga bajo las mismas condiciones, en lo académico y administrativo, que nos han permitido demostrar que somos una universidad con Acreditación de Alta Calidad.

Cada uno de los pasos que hemos dado están encaminados a interpretar, en primer lugar, el desafío impuesto por un momento de incertidumbre, que a todos nos ha afectado, y en segundo lugar, a escuchar las necesidades que la misma situación ha generado en nuestra comunidad. Somos conscientes del duro momento por el que atraviesa la economía global, que no nos es ajeno, y entendemos las razones que durante las últimas semanas nos han expuesto, principalmente, aquellos estudiantes que valoran el esfuerzo que desde sus hogares hacen, o por sí mismos, para continuar construyendo sus sueños de ser profesional.

Con base en ese camino recorrido, de aprendizajes y oportunidades de mejora, la Dirección Universitaria ha realizado un análisis de los desafíos financieros que a corto, mediano y largo plazo nos permitirán seguir manteniendo la Alta Calidad, asegurar la sostenibilidad de la Universidad y compartir un reto que es de toda la comunidad UNAB, con el fin de tomar una serie de decisiones para favorecer la financiación de las matrículas y brindar una línea de apoyo para el sostenimiento de población estudiantil en riesgo de deserción, las cuales enumeramos a continuación: 

1. La Universidad reduce sus gastos de operación. A la lógica suspensión de viajes y desplazamientos se le unen la no contratación de personal docente y administrativo, pago de honorarios, afiliaciones, eventos y celebraciones. 

2. La preservación de los puestos de trabajo actuales y la revisión de sus inversiones ya sea para su reducción o reprogramación. 

3. La UNAB tomará recursos externos del mercado financiero, por un monto aproximado de $12.000 millones, para financiar a estudiantes y familias que mayor afectación económica han tenido, a través de diferentes mecanismos de pago flexible de las matrículas.

4. A las becas y descuentos que la UNAB ya otorga a 3.312 beneficiarios, que representan un valor de $3.700 millones al año (Ej: becas por excelencia académica, carrera simultánea, Generación E, colegios preferenciales, Talento UNAB, familias UNAB y Alcaldía de Bucaramanga), se suma el otorgamiento de un bono equivalente en dinero utilizable para pagar servicios de la Universidad, a quienes hagan su matrícula ordinaria con pago de contado por anticipado, por un valor equivalente a: $300.000 (programas técnicos y tecnológicos), $600.000 (programas profesionales), $1.000.000 (Medicina) y $500.000 (posgrados). El bono no es reembolsable en dinero.

5. La eliminación de todos los recargos por segundo vencimiento. 

6. La creación de un primer mecanismo directo de financiación, denominado FlexiUNAB - corto, que ofrece la posibilidad de pagar la matrícula del 2-2020, así: 30 % del valor total del semestre el 31 de julio, 35 % el 30 de septiembre y 35 % el 30 de noviembre. Esta modalidad no causa ningún interés. Aplica para estudiantes continuos y de primer ingreso.

7. La creación de un segundo mecanismo de financiación directo, denominado FlexiUNAB-largo, para familias que tengan mayores dificultades económicas, el cual ofrece la posibilidad de pagar la matrícula del 2-2020, así: 30 % en cuotas mensuales durante el semestre, 20 % en cuotas mensuales hasta el último semestre y el 50 % restante en 12 cuotas mensuales, con seis meses de gracia, después de finalizados sus estudios. Este crédito es renovable por un semestre adicional, causa intereses pero no se acumulan. El acceso a este mecanismo tiene cupos limitados. Aplica para estudiantes continuos y de primer ingreso.

8. El mantenimiento de otras posibilidades de financiación con entidades crediticias, a corto plazo, en convenio con la UNAB, para el financiamiento hasta del 100 % y períodos de repago hasta de 6 meses (Icetex, Credyty, Cupe, Coopfuturo, SUFI).

9. La creación del Fondo Solidario UNAB, a partir de aportes iniciales voluntarios por parte de empleados de la Universidad, para ofrecer subsidios a los estudiantes nuevos y activos en los programas de pregrado presenciales ofrecidos en Bucaramanga, que demuestren la imposibilidad de cubrir gastos básicos de alimentación y transporte

La Universidad ve como un hecho muy positivo el comportamiento epidemiológico de la pandemia en Santander, pues los resultados de las pruebas que se dan a conocer diariamente, demuestran que las autoridades locales han hecho un trabajo serio por contener su propagación, lo que nos da esperanza sobre la posibilidad de un retorno controlado a la presencialidad más temprano que tarde.

De igual forma, la UNAB viene trabajando en el diseño de los protocolos de bioseguridad para el regreso a los campus, tarea que está siendo compartida entre las universidades que hacemos parte de Unired, de forma que puedan ser aprobados por las autoridades competentes y, en el momento en el que el Gobierno Nacional, a través de los ministerios de Educación y Salud, la Gobernación de Santander y las alcaldías del Área Metropolitana de Bucaramanga autoricen la reapertura de las actividades en las universidades, estemos preparados para asegurar, por un lado, las condiciones de salubridad que protejan la integridad física de toda la comunidad, y por otro, adelantar las asignaturas pendientes de prácticas con el fin de irnos adaptando a la nueva normalidad.

De esta forma, la UNAB responde a las necesidades sentidas por su comunidad estudiantil ofreciendo alternativas de financiación flexibles, de fácil acceso, con el fin de preservar un activo que es de la región y poniendo en escena los valores de la cultura UNAB (lógico, ético y estético), como son convivir con la incertidumbre y continuar afianzando el conocimiento, el equilibrio, el compromiso personal de autocuidado y el respeto social, con innovación y creatividad.  
 

Bucaramanga, mayo 13 de 2020

 

Juan Camilo Montoya Bozzi  

Rector     

       

Eulalia García Beltrán

Vicerrectora Académica


Javier Ricardo Vásquez Herrera

Vicerrector Administrativo y Financiero

 

Tabla Técnica

Autor 
Fecha 
Mayo 13, 2020
Tipo 
Noticia