Jaime Alberto Ariza Soto tiene 20 años y actualmente ocupa el cargo de analista comercial en Rayco, una compañía santandereana con 43 años de experiencia en el mercado de la comercialización y financiación de electrodomésticos, artículos para el hogar y motocicletas.

Ariza es graduado del programa de Administración de Empresas Dual de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB). Llegó a Rayco en 2016, cuando tenía 18 años, para apoyar y mejorar diferentes procesos en la organización, como parte de la experiencia de aprendizaje que ofrece esta modalidad.

“Jaime ha sido pilar fundamental para el desarrollo de muchas de las estrategias que se han venido desempeñando en el área comercial”, cuenta el gerente comercial de Rayco, Jaime Quiroga Velasco. “Inicialmente tuvo una etapa como de aprendizaje, de ajustarse un poco a lo que es la compañía, de hacer ese match que hay entre la academia y la empresa. Luego empezó a hacer seguimiento a nuestras fuerzas de ventas, trabajando sobre bases de datos, llevándolos a optimizar a cada quien su trabajo y dándoles todo el apoyo necesario”, añade.

Cuando Ariza Soto inició sus labores en la empresa, descubrió que uno de los problemas en ella era la ausencia de medición y evaluación del desempeño operacional, lo cual no permitía que se tomaran decisiones estratégicas basadas en información directa del comportamiento de los procesos.

Allí descubrió la necesidad de crear una herramienta que funcionara como un centro con diversos paquetes de datos y sistemas de la compañía, dándoles un mismo lenguaje y análisis. Así nació entonces lo que sería su proyecto de grado.

“El proyecto es un cuadro de mando integral, como un balanced scorecard. Lo que él hace básicamente es identificar, según el direccionamiento estratégico de la compañía, qué acciones debemos tomar para cumplirlo y basado en ellas generar unos indicadores. Estos se pueden medir al instante, toman la información directamente del sistema y le permite a los altos ejecutivos tomar decisiones, saber cómo vamos con las ventas, cómo vamos de cartera, cómo vamos con los vehículos, su entrega y su efectividad”, explica Jaime Ariza.

Jaime Quiroga, quien ha seguido de cerca el proceso del graduado UNAB, asegura que “contar con las herramientas que él desarrolla, de medición del indicador, de llegar al detalle, es un aporte valiosísimo. El saber todos los días, y saber casi que en tiempo real qué está sucediendo con los equipos y si están generando la mezcla que realmente la empresa necesita para el cumplimiento del estado de resultados”.

A lo largo de estos 15 años del programa, 150 empresas formadoras de la región han sido beneficiadas con proyectos de grado aplicados a la mejora continua de sus procesos.

Basado en esta experiencia, el gerente comercial de Rayco manifiesta que ser estudiante de dual es darle la oportunidad tanto a la empresa como a los jóvenes de poder contar con ideas renovadoras, “que la academia esté dentro de la compañía y que se dé la aplicabilidad total de los conocimientos”.

Jaime Ariza lo recomienda a quienes están a punto de iniciar su carrera universidad. “Dual nos enfoca en qué es realmente la vida de aquí en adelante. Uno acá viene y sabe realmente cómo es la vida, lo aterriza mucho a uno con lo que es realmente y le brinda muchas oportunidades”.

Su proyección ahora es crecer profesionalmente en Rayco, brindarle más apoyo para fortalecerla. “Luego quiero salir del país y trabajar para una multinacional”, puntualiza.

Tabla Técnica