Germán Andrés Ovalle Silva tuvo, hace aproximadamente cinco años, una idea para desarrollar en una de sus clases de Ingeniería Mecatrónica en la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB). Quería hacer un mecanismo que controlara la posición de unos eslabones. Fue así como, sin planearlo, nació su proyecto de grado, el cual contó con la dirección del profesor Johann Barragán Gómez. Luego de meses de trabajo el resultado final fue un entrenador de marcha para el ejercicio de los miembros inferiores humanos, un dispositivo que ha sido patentado por la Superintendencia de Industria y Comercio.

“Esta es una máquina de rehabilitación para miembros inferiores. En este caso ha sido enfocada para pacientes que tengan la patología hemiplejia, que es la parálisis de la mitad del cuerpo debido a un accidente cerebrovascular que compromete todo lo que es la mitad del cuerpo”, explica Ovalle.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), 439.289 colombianos tiene limitaciones para moverse o caminar, de los cuales 2.927 viven en Bucaramanga.

“Este dispositivo tiene tres motores con tres grados de libertad, y la idea es que se controle automáticamente. El control se realiza de tal manera que genera trayectoria de marcha controlada sobre un usuario”, asegura el profesor Barragán. En otras palabras, el usuario se acopla a la máquina y esta lo que hace es ayudarle a generar trayectorias de marcha.

La máquina se construye con materiales, perfiles metálicos, tres motores y un arnés textil que se consiguen en la región. Además de los controladores necesarios para el funcionamiento de los movimientos.

De acuerdo con Ovalle, el paciente cuando se encuentra en etapa de rehabilitación entra en una fase en la cual las terapias se enfocan en realizar caminatas. “Lo ubican en una pasarela y el fisioterapeuta lo toma de los manos para ayudarlo a caminar y a hacer estos movimientos. Y es allí donde se quiere brindar la solución, “porque se necesita realmente de alguien fuerte para poder coger la pierna de alguien más y hacerlo que camine. Qué mejor que esta máquina que evita esas cosas y los fisioterapeutas se puedan enfocar en mejorar, por ejemplo, el movimiento de la cadera”, añade.

El prototipo patentado tiene un costo aproximado de 12 millones de pesos. Sin embargo, sobre ese mismo se continuará perfeccionando el diseño para producir uno que esté listo para hacer transferencias comerciales. 

“En mi carpeta hay como 100 diseños y seguramente serán muchos más porque con la tecnología la idea es que logremos comunicarnos con las señales eléctricas que generamos nosotros”, cuenta Ovalle.

Actualmente el dispositivo tiene un Nivel de Madurez Tecnológica (TLR, por sus siglas en inglés) de 5 a 6. “Esto significa que se cuenta con el prototipo construido pero falta hacer unos ajustes propios en el controlador para que esté en buena marcha. Hay que hacer también unos ensayos con usuarios y con pacientes propiamente”, asegura Barragán.

Con un TLR en 9 podrían empezar la comercialización a centros de rehabilitación, clínicas y hospitales, lo cual tanto Ovalle como su profesor, esperan que suceda dentro de cerca de un año.

 

Tabla Técnica

Fecha 
Mayo 11, 2020
Tipo 
Noticia