Esta cápsula de bioseguridad, llamada SION, ha sido diseñada con el fin de aislar a pacientes contagiados de enfermedades como el covid-19, tuberculosis, meningitis y ébola. 

Hasta la fecha, la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2 ha dejado cerca de 382 mil muertes y más de 6,4 millones de contagios en todo el mundo. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este virus se transmite principalmente a través de las gotículas generadas cuando una persona infectada tose, estornuda o respira. Estas gotículas son demasiado pesadas para permanecer suspendidas en el aire y caen rápidamente sobre el suelo o las superficies.

Por ello, los trajes de protección y otros implementos de bioseguridad se han convertido en el accesorio que a diario deben usar quienes trabajan en hospitales y clínicas de todo el mundo para poder darle la atención necesaria a los pacientes contagiados.

Esta situación llevó a que el neurocirujano santandereano y profesor del programa de Medicina de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB), William Omar Contreras López, pensara en una especie de cápsula que mantuviera seguro tanto al paciente como al personal de salud.

“Invité a este proyecto al distinguido y experto ingeniero industrial Efraín Guerrero Carrera. Esta idea se necesitaba construir sobre otras ideas previas para lograr un producto con el diseño y que juntara en una sola idea todos los intentos que se han hecho para aislar este tipo de pacientes. Por ejemplo, las cápsulas que solo cubren la cara o el tórax olvidan que el paciente está contagiado en su totalidad y que debe aislarse todo su cuerpo”, cuenta Contreras.

El médico describe a SION como un habitáculo cerrado al ambiente por medio de un domo, de material transparente, que permite aislar al paciente sin perderlo de vista. “La cápsula se adapta a una cama convencional de cuidados intensivos o de hospitalización o viene con camilla y colchón. El domo se cierra herméticamente en una base sólida con un sistema de cierre de arandelas, esta base permite incluso la elevación de la cabecera hasta 30 grados, lo cual es importante en cuidado intensivos”, explica.

Entre las principales características de la cápsula, está el poder abrirla lateralmente si se desea cambiar la posición del paciente. Una función que además permite al personal de salud realizar procedimientos de emergencia sobre él, y que luego de la intervención se cierre herméticamente a través de enganches de fijación. 

De acuerdo con el neurocirujano, SION es esterilizable, desinfectable, reciclable y reutilizable. “No tiene esquinas por donde se puedan acumular detritos. Cuenta con un sistema de ventilación de presión negativa y filtración en la entrada de aire cerca de la cabeza del paciente, y proporciona filtración en la salida cerca de los pies del paciente. La cápsula dispone de accesos o ventanas para poder acceder al paciente desde el exterior; estas funcionan con un sistema de cierre tipo IRIS o “boca de lobo” (cierre circular) o tiene guantes que le cuelgan y que se usan para trabajar dentro de la cápsula con accesos en el paciente”, añade.

La entrada de aire a la cápsula se realiza a través de un filtro de impurezas localizado en la parte superior izquierda, así mismo la eliminación de dióxido de carbono por respiración se realiza por uno o diferentes orificios practicados en la pared de la cápsula a nivel de los pies. 

Posee una válvula para proporcionar un flujo de aire unidireccional dentro de la cápsula donde se filtra el aire para eliminar los contaminantes, proporcionando ventilación dentro de la cámara de aislamiento o un efecto venturi, que hace que todo el aire del exterior que circula alrededor de la cápsula entre a la misma (al ser atraído debido a que la presión en la cápsula es menor que afuera). En palabras del médico, esto significa que si el paciente tose o estornuda la cápsula impide el esparcimiento de las partículas de saliva, y atrae hacia adentro el aire circundante; para de esta manera evitar los contagios.

Otras de sus características son tener un espacio a nivel del tórax en el colchón donde se puede introducir un chasis de radiografía portátil; poder aislar al paciente durante la intubación y extubación orotraqueal; contar con la posibilidad de usar fototerapia o luminoterapia; poder generar acople a la cama de Unidad de Cuidados Intensivos para permitir elevación de la cabecera, además de poder ajustar el tamaño de la cápsula ; y finalmente, tiene la posibilidad de abrir la parte inferior en caso de que se quiera sacar al paciente en su totalidad en caso de fallecimiento, puesto que los materiales de la cápsula permiten que sea usada también como ataúd. Esto último aunque suena un poco duro, puede representar la única oportunidad que tengan familiares de personas con enfermedades altamente infecciosas de ver y despedirse por última vez a su ser querido, ya que la cápsula es transparente.

SION está hecha por una campana doble reforzada plexiglass, acrílico resistente a los golpes, cama radiotransparente para rayos, carro plegable para soporte y desplazamiento.

Actualmente se encuentra en estudio preliminar de patente realizado por TM Tamayo Patents & Trademarks.

 

Tabla Técnica

Autor 
Fecha 
Jun 4, 2020
Tipo 
Noticia