Medidas para la Evaluación del aprendizaje en los programas de pregrado modalidad presencial durante la contingencia del COVID-19

 

Desde el pasado 24 de marzo, y en respuesta al Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica declarado por la Presidencia de la República mediante Decreto 417 de 17 marzo de 2020, y a la Directiva Ministerial No. 04 del MEN “Uso de Tecnologías en el Desarrollo de Programas Académicos Presenciales”, cuya continuidad respecto a las medidas allí establecidas se ha dispuesto mediante Directiva Ministerial No. 08 del 6 de abril de 2020, la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB) ha venido implementando un modelo de docencia remota denominada Innovación con Uso de TIC: Plan de Continuidad Académica, para sus programas de pregrado en modalidad presencial.

En el contexto del Proyecto Educativo Institucional, modelo de formación y el Reglamento Estudiantil de Pregrado de la UNAB, la construcción de sentido de la evaluación está presente para asegurar la calidad de la dinámica en los diferentes niveles de formación, modalidades y escenarios de aprendizaje, desde la autonomía docente. 

Basados en todo lo anterior, la Dirección Universitaria ha realizado un análisis de las decisiones que han tomado universidades de alta calidad nacionales e internacionales y de las recomendaciones de la UNESCO en su documento COVID-19 y Educación Superior: De los efectos inmediatos al día después (6 de abril, 2020), estableciéndose las siguientes medidas para la evaluación del aprendizaje durante el periodo de contingencia: 

  1. Favorecemos el concepto de evaluación formativa y entendemos la evaluación como un medio para el aprendizaje, considerando necesarias tanto su flexibilización como su fortalecimiento.  Por lo tanto, el sistema de evaluación mantendrá lo definido en las guías cátedra de cada uno de los cursos y módulos: cuantitativo, en la escala de 0.0 a 5.0 o cualitativo (aprobado / reprobado).
  2. Para el segundo corte que refiere al 50% pendiente de los cursos y módulos, podrá ser desarrollado siguiendo el principio de la mediación de la evaluación, para brindar más oportunidades y mayor ponderación a diversas formas de evaluación que conduzcan a un proceso valorativo como, por ejemplo y entre otras: Participación activa (foros en línea, chat en línea, evaluación oral); Trabajos en grupo (cuestionarios, talleres, exposiciones orales, solución de casos y problemas); Creación de presentaciones (textos, videos, infografías); Trabajo individual de reflexión (solución de guías de aprendizaje, tareas  y ejercicios de autoevaluación). El cronograma académico establecido para los programas de pregrado modalidad virtual se mantendrán tal y como se publicaron desde su inicio. Sin embargo, en caso de que estos estudiantes presenten inconvenientes, el Director o Coordinador de programa tomará las medidas pertinentes para hacer el acompañamiento respectivo que conlleve a la culminación exitosa del periodo académico.
  3. Con el fin de aliviar la expectativa de los estudiantes respecto a su Promedio de Periodo Académico (PPA) y Promedio General Acumulado (PGA) en esta contingencia, la Universidad permitirá la cancelación ordinaria de los cursos o módulos reprobados, para lo cual se ampliarán los plazos de cancelación establecidos en el cronograma académico del primer semestre de 2020. De esta forma se evitará que, producto de las circunstancias actuales, los estudiantes queden situados en estados académicos de riesgo. 
  4. Los cursos o módulos podrán ser cancelados por los estudiantes mediante un sencillo proceso de comunicación formal vía correo electrónico dirigido a su Director o Coordinador de Programa y/o Jefe de Departamento, quienes también estarán disponibles para brindar el acompañamiento necesario. Conforme al cronograma académico y la política financiera institucional, no procederán devoluciones del valor de matrícula. En este sentido, en el primer periodo académico de 2020 solamente se realizarán cancelaciones ordinarias y se permitirá la cancelación por bajo rendimiento académico o fallas por inasistencia.
  5. Para tranquilidad de los estudiantes que por inconvenientes de conectividad no pueden asistir sincrónicamente a sus clases remotas, se suspenden temporalmente los efectos del Artículo 46 del Reglamento Estudiantil: calificación de cero, punto, cero (0.0) en el último registro de notas por fallas por inasistencia con porcentaje igual o superior a 20% y para la práctica clínica del 10%. Asimismo, se hace un llamado a continuar realizando seguimiento a los encuentros sincrónicos de clase remota vía videoconferencia para alcanzar los resultados de aprendizaje esperado en cada curso o módulo.  Esta suspensión se levantará una vez cambien las circunstancias que le dieron origen.
  6. Con el fin de brindar más oportunidades de recuperación académica, se suspende la aplicación del parágrafo primero del artículo 47 del Reglamento Estudiantil de Pregrado que limita a dos (2) la cantidad de habilitaciones de cursos o módulos por periodo. En este sentido, el estudiante podrá habilitar los cursos y módulos que a bien tenga de aquellos que su programa ha definido como habilitables.
  7. La práctica profesional tendrá la posibilidad de ser registrada como NP (Nota Pendiente) de acuerdo con las condiciones de los escenarios de práctica y para ofrecer flexibilidad a aquellas organizaciones y empresas que no hayan encontrado alternativas para desarrollar su quehacer durante el Aislamiento Preventivo Obligatorio decretado por el Gobierno Nacional. La Nota Pendiente se mantendrá hasta que los requisitos para culminar la evaluación del curso se hayan cumplido.
  8. También podrá registrarse NP (Nota Pendiente) en los proyectos de grado que tengan un componente práctico o requieran el uso de laboratorios, hasta tanto se restablezcan las condiciones para su continuidad. Cada programa acordará con sus estudiantes el plan de trabajo para culminar de manera satisfactoria el proceso de proyecto de grado.
  9. Cada programa académico ofrecerá a sus estudiantes el componente práctico de los cursos o módulos que así lo requieran, una vez se tengan las condiciones para regresar a la presencialidad, cumpliendo con los protocolos preventivos pertinentes. Cada Facultad y/o programa académico publicará en los canales pertinentes los planes diseñados para tal fin. Estos espacios compensatorios del componente práctico reforzarán destrezas y habilidades para el logro de las competencias.
  10. Estas medidas, que fueron consideradas y aprobadas tanto por el Consejo Académico como por la Junta Directiva, tienen vigencia desde el 17 de abril de 2020 según el Acuerdo de Junta Directiva No. 108. (Ver en este enlace). 

De esta forma, la UNAB ofrece alternativas académicas con respecto a la transición de clases presenciales a remotas dada la contingencia actual, en sintonía con los valores de solidaridad, empatía e interdependencia que emanan del Proyecto Educativo Institucional (PEI).

Finalmente, ratificamos que el modelo de docencia remota denominado Innovación con Uso de TIC: Plan de Continuidad Académica continuará hasta el 31 de mayo de 2020, en concordancia con las directrices del Gobierno Nacional.

 

Bucaramanga, abril 20 de 2020

 

Juan Camilo Montoya Bozzi      

Rector     

Eulalia García Beltrán

Vicerrectora Académica


Javier Ricardo Vázquez Herrera

Vicerrector Administrativo y Financiero

Tabla Técnica

Autor 
Fecha 
Abr 20, 2020
Tipo 
Noticia