Según cifras suministradas por el área de TIC, en la primera semana de actividades académicas en modo remoto, el porcentaje de participación pasó del 78 % al 90 %, en apenas cinco días, y la segunda semana este indicador se elevó hasta un 95 %, lo que refleja la acogida que ha tenido esta solución para toda la comunidad académica. Son, en cifras, alrededor de 12 mil interacciones diarias que se presentan entre las 6:00 a.m. y 9:00 p.m., en el Aula Virtual, lapso en el cual transcurren las clases programadas para seis facultades que congregan alrededor de 30 programas de pregrado y 70 de posgrado, los cuales se imparten habitualmente en modalidad presencial.

El uso de la suite de Google que, entre otras bondades, es intuitiva, elimina la gestión de las sesiones por parte del docente, lo que simplifica su trabajo, ingresar de forma similar a como se hace en la modalidad presencial, poder grabar las clases, que quedan alojadas en la nube, para facilitarlas posteriormente a quienes tuvieron dificultades técnicas a la hora de conectarse, además de su robustez, fueron los factores que el equipo tecnológico evaluó para inclinarse por esta solución.

“Acabo de terminar la clase de Régimen Laboral del Sector Público que tenía de 4:00 a 6:00 p.m., utilicé el micrositio, me fue muy bien, no tuve interrupciones, y se conectaron 21 de los 22 estudiantes, es un sistema muy amigable”, ha compartido Marha Eugenia Duarte Hernández, docente asistente del programa de Derecho, sobre su experiencia en la transición de las clases presenciales a remotas.

Entre tanto los estudiantes del programa de Licenciatura en Educación Infantil hicieron pública una carta en la cual, entre otros puntos, reconocen como acertada la decisión de garantizar la continuidad del semestre académico bajo este nuevo esquema. “La Universidad creó una nueva plataforma a la cual se puede acceder con mayor facilidad, resaltando que ya existían varias plataformas virtuales a disposición de los alumnos entre ellas: TEMA, Canvas, MiPortalU, Cosmos, por la cual se puede acceder virtualmente en la continuidad de las clases”.

En tiempo récord un equipo de expertos en docencia, ingenieros, técnicos y personal de apoyo, permitió garantizar la continuidad de la programación académica del semestre en la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB). ¿El resultado? Una plataforma que simula las aulas en donde se imparten habitualmente las clases presenciales.

“Podría decirse que, desde la conceptualización hasta la creación y puesta a punto de la herramienta, transcurrieron apenas cinco días. Sin duda, un tiempo récord”, ha dicho Javier Ricardo Vásquez Herrera, vicerrector Administrativo y Financiero, gestor de la iniciativa. “Consiste en la migración de las clases presenciales a escenarios de encuentro simulados por computador, organizados para facilitar su acceso exactamente como existen en la realidad tangible (salones de clase alojados en bloques y edificios) a los que los profesores con sus estudiantes se encuentran, respetando estrictamente los horarios de clase preestablecidos”, explica.

El resultado fueron 292 aulas virtuales recreadas en la estrategia de campus virtual “para darle soporte a las clases presenciales como ‘gemelos digitales’ del campus físico”, ha descrito Silvio Rafael Cuello de Ávila, director de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) de la Universidad. El ciento por ciento de las aulas tienen capacidad de grabación ilimitada, entre una de las principales ventajas del campus virtual, además de que quien ingresa no lo puede hacer como un anónimo, sino por medio de su correo institucional, lo que agrega condiciones de seguridad a la plataforma.

Tabla Técnica

Fecha 
Abr 14, 2020
Tipo 
Noticia