Uno de los principales retos que tienen los servicios de salud, los medios de comunicación y la ciudadanía en general, ante la presencia de un virus desconocido, es el de ser responsables a la hora de compartir la información que, en un mundo cada vez más globalizado e interconectado, circula por doquier.

Es lo que, justamente, se vive actualmente con la aparición de un nuevo tipo de coronavirus, el cual ya ha cobrado la vida de más de mil personas, principalmente en China, país en donde apareció este brote, a finales de diciembre pasado, que inquieta al mundo. Al cierre de este artículo se habían reportado más de 40 mil casos confirmados, 24 mil casos sospechosos, cerca de 3 mil pacientes recuperados y presencia en 25 países. Su aparente letalidad, la falta de una vacuna que permita prevenirlo, la forma en que se contagia y comporta en el ser humano así como su propagación son, entre otros, temas que, fácilmente, pueden ser tergiversados.

Aunque este virus, el 2019-nCoV, todavía no ha llegado al país, la información presentada en algunos medios de comunicación puede llegar a ser confusa y generar un estado de pánico entre las personas. En días pasados, en distintos medios circuló una noticia sobre una pareja de viajeros que ingresó a Colombia la cual se quejó porque, según su versión, no se les había realizado pruebas para detectar la presencia del coronavirus. “Yo pienso que en la noticia uno intenta mirar las dos caras y en este caso, en esa noticia que estuvo circulando por las redes, uno quisiera encontrar la respuesta de la contraparte, la respuesta de Migración Colombia, específicamente sobre qué fue lo que sucedió. Solamente vimos una cara de la moneda”, explicó Edgar Augusto Bernal García, médico internista epidemiólogo. 

En temas de salud pública, que pueden afectar a la población colombiana, el vocero oficial es el Ministro de Salud. “Nosotros no podemos salir a la prensa a decir que tenemos un caso de sospecha, hasta que el Ministerio de Salud nos autorice. El Ministro es quien da la pauta de qué se debe decir”, señaló Alexander Torres Prieto, epidemiólogo de la Secretaría de Salud de Santander. Según Torres, han comenzado a trabajar con los medios de comunicación para bajar la tensión y comenzar a aclarar los mitos que hay alrededor de este nuevo tipo de gripa.

La Organización Mundial para la Salud (OMS) maneja un marco estratégico para las comunicaciones eficaces, que cumple el objetivo de proporcionar información, recomendaciones y orientación a las instancias decisorias (los principales destinatarios) para inducir la adopción de medidas que protejan la salud de las personas, las familias, las comunidades y los países. De acuerdo con este su comunicación cumple con seis principios básicos: accesible, factible, creíble y fiable, pertinente, a tiempo y fácil de entender.

Los seis principios básicos son aplicados a todos los materiales, actividades, medios de comunicación y canales de comunicación que manejan, con el fin de transmitir de forma veraz e inmediata la información al público.

Los expertos recomiendan verificar toda la información con los voceros autorizados. Tener cuidado con lo que se comparta en las redes sociales y no creer en las cadenas de WhatsApp. También a los medios, que la información que transmitan a la comunidad, sea clara para evitar que se generen rumores y desinformación.

Los ciudadanos deben seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias las cuales, en particular, tienen que ver con el lavado constante de manos, evitar las aglomeraciones, cubrir la boca al toser, atender las indicaciones migratorias en aeropuertos y estar atentos a la información que se produzca sobre la evolución del brote, entre otros.  

Tabla Técnica

Fecha 
Feb 13, 2020
Tipo 
Noticia