A la UNAB llegó el senador del Partido Liberal, Iván Darío Agudelo Zapata, para hablar con decanos, directores de programa e investigadores de la Universidad, acerca de sus propuestas en materia de educación, entre ellas la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, CTI.

Conversamos con él sobre los retos de la educación en Colombia y el alcance de sus proyectos de ley.

¿Qué fortalezas tienen los investigadores y las universidades en Colombia?

Las universidades son para proyectar el país y que nuestros jóvenes y el conocimiento sean la fórmula para salir adelante. Países que estaban en peores condiciones que Colombia lo consiguieron.

Tengo el honor de ser el autor de la ley de Spin Off y creo que debemos reconocer a nuestros investigadores para retenerlos y que se queden en Colombia. La triada universidad, empresa, Estado, es fundamental en este sentido.

¿Qué sucedería en Colombia con la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, que hoy no suceda?

Este ministerio tiene que cambiar la estructura mental de los colombianos y hacernos pensar en grande, salir del negativismo, de la tragedia y pensar en positivo. Para mí es fundamental la disrupción tecnológica, cultural y mental, porque las revoluciones industriales no le ‘pegaron’ a Colombia.

La ciencia y la educación deben cerrar las brechas, lamentablemente la educación hasta ahora ha servido para agrandar las brechas. Con esta iniciativa esperamos que eso suceda, debe ser la educación la que iguale a las personas y tenemos un gran capital de jóvenes.

¿Qué invitación les hace a las universidades de la región?

Que trabajen conjuntamente, tienen la posibilidad de integrar y sistematizar todos sus conocimientos. En la medida en que podamos superar muchos egos y construir un verdadero ecosistema, con las normas que venimos trabajando para Colombia, podremos impactar. En la medida en que todas estas universidades se puedan unir, podemos usar el conocimiento para transformar.

En este sentido la transferencia del conocimiento es fundamental.

Otro de sus proyectos es la creación de la Superintendencia de Educación en Colombia ¿Qué pueden esperar las universidades de esto?

Acompañamiento y mejoramiento de todo lo que se pueda mejorar. Hoy no hay realmente inspección y vigilancia, son 40 funcionarios para atender 300 Instituciones de Educación Superior. Hoy existe una Subdirección de Inspección y Vigilancia en el quinto nivel, le tememos que dar gobernanza y sacarla del Ministerio de Educción. Le tenemos que quitar al Ministerio una carga emocional y explosiva y que el Ministerio se dedique a la creación de políticas públicas.

Actualmente en el país hay 10 superintendencias que regulan los sectores, y en la educación también hay mucha informalidad, hay expresiones novedosas de plataformas que nunca hacen un proceso de registro calificado.

Esto no se trata de perseguir a nadie.

Sus proyectos e iniciativas como senador se centran en la educación ¿Por qué?

Porque como político quiero decirle a los jóvenes que la historia nos tiene que servir para que podamos escribir la nueva narrativa de Colombia y yo quiero aportar desde mi curul a este objetivo.

Donde sean más los padres que se sientan orgullosos de sus hijos y más los hijos que hagan sentir orgullosos a sus padres.