La respuesta de los cuatro invitados al foro ‘Futuro de la Educación’, transmitido este viernes 6 de noviembre por las plataformas digitales de la W Radio, fue un sí unánime. Farid de Jesús Figueroa, director de Formación Profesional del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA); Andrea Escobar Vilá, directora ejecutiva de Empresarios por la Educación (ExE); Gonzalo Ordoñez Gómez, profesor titular de la Universidad Industrial de Santander (UIS), y Juan Camilo Montoya Bozzi, rector de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB), conversaron con la moderación de la periodista de W Radio, Gabriela Tafur, sobre los retos y desafíos de la educación en Santander bajo las actuales circunstancias de la pandemia, entre ellos el regreso gradual a la presencialidad.

Sobre su impacto el profesor Ordoñez destacó el papel que ha jugado el retorno de la familia como un espacio educador. Puso el ejemplo de maestras en formación que, en la vecina población de Málaga (Santander), tuvieron que darle clases a sus padres, como laboratorio de práctica, y en los esfuerzos que se hacen para hacerle seguimiento a la deserción.

La viceministra de Educación Preescolar, Básica y Media, Constanza Liliana Alarcón Párraga, quien instaló el foro, hizo referencia a las trayectorias educativas completas, “el derecho de los niños a consolidar su proceso educativo”, en el cual existe en Colombia una brecha en el ciclo de educación media. Para la funcionaria uno de los principales retos está en dar respuestas a las necesidades del territorio no solo en cobertura y acceso, si no en saber cuáles son las necesidades de formación según la vocación económica de la región.

Para el rector de la UNAB el choque repentino y fuerte causado por la pandemia “se ha ido transformando en adaptación y creatividad”. Montoya Bozzi destacó que, dentro de la conversación suscitada entre instituciones públicas y privadas para encontrar nuevas modalidades con el uso de tecnología educativa, el Ministerio de Educación Nacional (MEN) activó el Plan Padrino con el fin de que universidades con más experiencias y fortalezas pudieran acompañar a otras en ese proceso, tal como lo ha estado haciendo la UNAB con Unisangil y Comfenalco en Santander.

“Nadie tenía en el panorama esto”, afirmó el director de Formación Profesional del SENA, al hacer referencia al plan de trabajo que se estructuró al interior de esta institución para entregar planes de voz y datos a 4.000 instructores así como la atención a 250 mil aprendices en todo el país con problemas de conectividad. En ese mismo sentido la directora de ExE señaló que “después del caos empiezan a salir las preguntas reales”. Para Escobar “hay que hablar de un mínimo vital de conectividad”.

El foro también abordó temas como el de la flexibilización en la educación, sobre el cual Ordoñez le pidió a la Viceministra “prohibir la evaluación por calificaciones, hay que pasar a la evaluación formativa”, aspecto sobre el cual, según Montoya Bozzi, “la calidad debe estar enfocada en ello y no en si hay más o menos edificios”. El foco, para el rector de la UNAB, “debería estar sobre el resultado en el aprendizaje”.

Luego de una hora larga se cerró la conversación con la convicción de que, para los estudiantes, la reapertura de las instituciones educativas, con alternancia, medidas de protección y privilegio a los laboratorios prácticos, es necesaria. “Es el espacio vital de los niños y jóvenes”, concluyeron.