“Jessica está buscando un trabajo para mejorar los ingresos en su casa, donde vive con su esposo y su hija pequeña. En medio de la entrevista de trabajo, vuelve a encontrarse con la mujer que la engañó y la llevó a tener la peor experiencia de su vida: la trata de personas. Jessica tendrá que evitar que esta mujer vuelva a arruinar la nueva vida que ha construido”. Esa es la sinopsis de este cortometraje, que es el resultado de una investigación realizada por Luis José Galvis Díaz, docente de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB); Jakeline Vargas Parra, investigadora y docente del Instituto de Estudios Políticos (IEP); Diego Becerra Ramírez, docente UNAB; y Rocío Urón Durán, coordinadora territorial de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Actores regionales, estudiantes y graduados de la Corporación Educativa ITAE y la UNAB hicieron parte de la producción de este corto que pretende visibilizar lo que sucede en las vidas de aquellas víctimas de trata de personas que escapan y regresan para intentar retomar la vida que antes llevaban.

“El programa de Acción Universitaria sobre Trata de Personas, ha enfocado sus esfuerzos de investigación específicamente en la asistencia a las víctimas, porque es el eslabón más débil de la cadena o del dispositivo institucional que se tiene para la atención de los casos”, explicó Vargas Parra. 

Narrar cómo es el regreso al lugar de origen, la reintegración a la sociedad, los problemas y obstáculos que debe enfrentar, los recursos con los que cuenta para volver a empezar y el apoyo que recibe una víctima por parte de las instituciones y autoridades, fueron preguntas clave en la construcción de la historia del cortometraje que se basa en un caso de la vida real que sucedió en la capital santandereana.

“Nos dimos cuenta que las personas medio cuentan porque no reciben una asesoría adecuada y otros no lo hacen porque les da vergüenza. La persona es víctima pero al contarla es como si hubiera cometido un crimen porque siempre viene el señalamiento”, manifestó Galvis Díaz acerca de cómo fue el proceso de la investigación.  

El cortometraje que tiene una duración de 18 minutos y que contó con la participación de diez actores, fue financiado gracias a una beca de “Bucaramanga Cree en Tu talento”, convocatoria que realiza el Instituto Municipal de Cultura y Turismo.

La víctima, en la que se basa la historia, estuvo presente en todos los días de grabación y realizó una pequeña participación en ella. 

La proyección del corto se realizará a partir del próximo año en diferentes plataformas digitales.

 

Tabla Técnica

Fecha 
Nov 14, 2019
Tipo 
Noticia