Es el máximo organismo de dirección académica de la investigación en la UNAB, quien asesora en materia de política investigativa al Consejo Académico, al Rector y a las demás dependencias académicas de la Universidad, al igual que a las instituciones externas que soliciten el apoyo de la Universidad en esta materia. Apoya a la Dirección de Investigación en la aplicación de las políticas de investigación en los ámbitos artístico, cultural, científico y tecnológico, definidos por el Plan Institucional de Investigación, así como en la formulación de criterios integrales de calidad, de pertinencia, de equidad y de coherencia con la política académica y con las estrategias previstas en el plan de desarrollo de la Universidad.