Ayer lunes 27 de mayo, las investigadoras del Instituto de Estudios Políticos de la Unab, Mairene Tobón Ospino y María Eugenia Bonilla Ovallos, presentaron los resultados de la investigación para caracterizar el colectivo venezolano en Bucaramanga y su área metropolitana. El evento tuvo lugar en La Casona Unab, y contó con la participación de representantes de entidades como la Alcaldía de Bucaramanga, la Cruz Roja y la Cancillería de la República.

La investigación arrojó cifras a partir de una muestra de 1.000 venezolanos encuestados, de los cuales el 46 % se encuentra en Bucaramanga, mientras que el 44 % restante está distribuido entre Piedecuesta, Floridablanca y Girón. El 87 % de las personas que participaron en la encuesta dijeron haber ingresado por Cúcuta, y un 47 % de estos lo hicieron a pie o por “aventones”. Otro dato reveló que tan solo el 4 % cuenta con un contrato laboral, mientras que el 60 % se dedica al trabajo informal.

El fenómeno migratorio venezolano requiere de una intervención organizada y coherente por parte de las autoridades administrativas, en el diseño de implementación de una política pública que unifique el apoyo entre el orden nacional y las autoridades territoriales. Carolina Moreno Velásquez, directora del Consultorio Jurídico y de la Clínica Jurídica para Migrantes de la Universidad de los Andes, menciona que “es necesaria la implementación de políticas públicas reactivas, pensando en el fenómeno como un eje transversal debido a que este cruza toda la vida de las personas desde una perspectiva de salud hasta el acceso de sector financiero. En cuanto a la educación, es urgente aplicar un enfoque constitucional teniendo en cuenta los derechos que tienen los migrantes por los instrumentos internacionales en los que Colombia hace parte”.

La profesora de derecho en la Universidad de los Andes y experta en los temas de migración, Gracy Pelacani, comenta que un primer paso a llevar a cabo es “permitir que el Permiso de Permanencia (PEP) no fuera individual sino que se pudiera vincular a todo el núcleo familiar en este y que se logrará acumular el tiempo de residencia que estén en el país”.

A la presentación de resultados asistieron alrededor de 90 personas, entre representantes de las instituciones que trabajan con la población venezolana en la ciudad y su área metropolitana, organismos de control del Estado, academia y sociedad civil.