Por Henry Acevedo Bautista y Catalina Navas
hacevedo2@unab.edu.comnavas@unab.edu.co
Cuarenta y tres mil millones de pesos es el presupuesto con el que cuenta este proyecto destinado para las 1.543 viviendas; este capital resultó de los aportes dados por entidades  como el Fondo Nacional de Vivienda, Gobernación de Santander y Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (CDMB).

El 17 de febrero de 2006 concluyó la compra y legalización del lote que tuvo un costo de $5.000 millones de pesos.

Además, $16.000 millones se destinaron a la remoción de tierra, terraceo (especie de terrazas hechas en el terreno a fin de dar estabilidad al mismo) y construcción del muro de contención que separará la Ciudadela Nuevo Girón, del Río de Oro.

La construcción de la obra Ciudadela Nuevo Girón inició el 17 de julio de 2006, como se menciona el en boletín de la Alcaldía  publicado en febrero de 2007.

No obstante, Jorge Hernán García Largo, coordinador del proyecto de reubicación, afirmó al Periódico 15 que las obras iniciaron en el mes de noviembre del año pasado.

¿En 4 meses 400 casas?
Como afirma García Largo por el retraso en el desembolso de los recursos por parte de la Financiera de Desarrollo Territorial (Findeter), el avance en las construcciones se localiza en cuatro frentes de trabajo:

* La línea de conducción de 24 kilómetros del acueducto que viene desde la planta de tratamiento la Colina, perteneciente a Piedecuestana de Servicios.

* La construcción del muro de contención de tierra armada de 800 metros de longitud.

* La edificación del tanque de almacenamiento de agua potable.

* Los trabajos de remoción de tierra y terraceo.

Aunque en la primera visita realizada el miércoles 7 de febrero de 2007 por este medio, al sector donde se adelantan las construcciones, no había presencia de trabajadores ni del equipo logístico (ver fotografías), sólo el terreno explanado.

En la segunda observación a la zona de las obras, el 20 de febrero, en compañía de Pompilio Rodríguez, coordinador del Comité Técnico del proyecto, se encontró un equipo de 23 trabajadores en las tareas de remoción de tierra y conducción de la línea de alcantarillado, además un grupo de 5 personas más en la construcción del muro en tierra armada.

 Las proyecciones de la Administración Municipal para este plan de reubicación señalan que las primeras 400 casas se entregarán en julio próximo.

Para cumplir con su promesa el arquitecto y veedor del proyecto, Mauricio Carvajal, asegura, que el sistema de construcción para el levantamiento de las casas será la Mampostería Estructural.

Este sistema de Mampostería Estructural es la utilización de ladrillos huecos donde se encajan varillas de acero que forman las bases de la estructura).

Subsidios perdidos
Para el 31 de octubre de 2006, cuando se venció el plazo de inscripción de damnificados, de las 2.000 familias ubicadas en los 16 albergues, 200 quedaron por fuera del sorteo realizado por la Alcaldía y la Coordinación del Proyecto de Reubicación para acceder al beneficio del Subsidio Anticipado de Vivienda.

García Largo dijo que esta situación se presentó debido a que esas familias de damnificados hicieron doble inscripción en cajas de compensación familiar o pertenecían a programas del Gobierno Nacional, en calidad de desplazados.

Rosalba Ardila, líder del asentamiento Quebrada de la Iglesia, añade: “Lo que pasa es que el proyecto ha tenido muchos enemigos (…) que recomendaron a algunos no firmar porque les iban a robar la plata, que el lote se inunda. Otras, perdieron el subsidio porque no estaban o porque trabajan de 6 de la mañana a 6 de la tarde y el líder nunca los encontró para que firmaran”.

El Gobierno Nacional, en cabeza de los Ministerios del Medio Ambiente y del Interior, propuso la creación de un comité conjunto para la verificación y posterior adjudicación del subsidio de vivienda para esas familias.

Sin embargo, sólo se ha realizado una de las visitas programadas para diciembre de 2006 y enero de 2007, como se observa en el informe rendido por el alcalde Suárez Galvis, durante la reunión del 8 de febrero de 2007 ante el Comité Interinstitucional de Vigilancia para la Gestión Pública (Civigep).

Quiénes habitarán esas primeras 400 casas
130 familias de damnificados con madres cabeza de hogar, personas discapacitadas, adultos mayores de 60 años y niños menores de 5 años son quienes deberán gozar de prioridad en la ocupación de las casas en el proyecto.

Las 270 casas restantes serán ocupadas conforme al orden en que salieron favorecidas en el sorteo. “Nos llamaron a los líderes, metieron papelitos en una bolsa y cada uno sacó el número del asentamiento y según ese papelito será el orden en que se hará la reubicación”, agregó Rosalba Ardila.

Las 1.400 familias restantes seguirán en los albergues temporales a la espera de la entrega, que como señalan las proyecciones del plan de reubicación culminará en febrero de 2008.

Tragedias alrededor de la tragedia
El incorrecto manejo de los desechos humanos y orgánicos, la falta de baterías sanitarias, la proliferación de ratas y brotes de dengue hemorrágico, que en diciembre de 2005 cobró dos víctimas mortales, drama que afrontan las 2.000 familias damnificados.

Las brigadas de salud dispuestas por la Alcaldía de Girón y entidades como la Cruz Roja  para el mejoramiento de la calidad de vida de los damnificados resultan ser insuficientes ante el creciente deterioro de los albergues.
 
La situación se agrava con la inseguridad y rápida multiplicación de venta y consumo de drogas que afecta especialmente a la población juvenil.

El Alcalde de Girón, Juan Francisco Suárez Galvis, aseguró tener dispuestos los recursos para la implementación de un Centro de Atención Inmediata (CAI) en las inmediaciones al albergue La Independencia, sector más afectado por estos problemas.

La defensora del Pueblo, Ana Felicia Barajas, dijo que la solución a esta nueva inconveniente se traduce en la ejecución de programas conjuntos con universidades, las ONG, entidades públicas y privadas que promuevan la reconstrucción y rescate del tejido social en los albergues.

Cómo va Bucaramanga en la reubicación
Las 400 familias que resultaron afectadas por el invierno de 2005 en la ciudad están en las siguientes condiciones, respecto a su reubicación:

* Hay 202 que ya tienen soluciones de vivienda. Sin embargo, sólo se les ha entregado a 101 de ellas en el proyecto habitacional Villas de San Ignacio, coordinado por la Alcaldía y el Instituto de Vivienda y Reforma Urbana, Invisbu.

* La Administración Municipal le ha insistido a las otras 101 familias que aún no han recibido sus casas, que deben pagar las escrituras y entregar los terrenos donde ahora tienen cambuches para poder recibir las nuevas viviendas.

* Las 198 familias que aún restan por contar con una solución de vivienda deberán esperar a que concluya la construcción de sus casas en el lote Ingeser, que donó la empresa Bavaria.

Archivos Adjuntos

Los habitantes de Girón, por su parte, cumplieron 24 meses de espera, luego de las inundaciones del 9 y 12 de febrero de 2005 y todavía no han visto ni un ladrillo de las nuevas casas. 5.000 familias que sufrieron los rigores de las inundaciones, esperan que la Administración Municipal cumpla con la reubicación.
/FOTO MARÍA CATALINA NAVAS

Tabla Técnica

Autor 
Portales 
Categoria 
Fecha 
Desde Feb 26, 2007
Hasta Feb 28, 2007
Tipo 
Noticia