Para la Oficina de Transparencia de la Presidencia de la República las instituciones educativas cumplen un papel fundamental en las acciones que promueven la transparencia y buscan acabar con la corrupción.

Actualmente, la corrupción es probablemente el principal problema que tiene Colombia, así lo indicó el secretario de la Oficina de Transparencia de la Presidencia, Andrés José Rugeles Pineda, quien estuvo en la Universidad Autónoma de Bucaramanga para hablar sobre transparencia y lucha contra la corrupción en el país.  

Según cifras de la Contraloría General de la República, este flagelo le cuesta al país, cada año, cerca de 50 billones de pesos. Sin embargo, esto no es solo un problema doméstico, lo es también global, y esto se confirma en el Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional que revela que dos tercios de los países del mundo tienen que vivir con la presencia de la corrupción.

“Tal como se señala en el Plan de Desarrollo Nacional 2018-2022, en el capítulo por la Legalidad, Justicia Transparente y Seguridad Efectiva para que todos vivamos con libertad y democracia, nuestro punto de partida es la tolerancia cero con los corruptos. Por eso se propone una alianza contra el fenómeno que busca contrarrestar sus efectos devastadores sobre el desarrollo de las comunidades y territorios cuyos intereses comunes se ven afectados cuando priman los intereses privados impuestos por medios ilícitos”, explicó Rugeles.

Durante el evento, el rector de la UNAB, Juan Camilo Montoya Bozzi, resaltó el compromiso que ha asumido la institución para promover un mejor desarrollo de la gestión pública en términos de transparencia. “Queremos ser parte central y muy activa de la construcción de propuestas, queremos trabajar con el Gobierno nacional, con instituciones aliadas y amigas de la región, trazar nuevas iniciativas de políticas, estudiar casos de cómo ha venido desarrollándose y presentándose la corrupción en diferentes estancias”, afirmó.

Bajo el liderazgo de la Vicepresidencia de la República, la Oficina de Transparencia ha puesto en marcha estrategias que tienen como base la prevención a través de la educación, el fortalecimiento y articulación interinstitucional, la investigación y sanción de los hechos de corrupción, y la comprensión y análisis del fenómeno.

En lo que refiere a la educación, Pineda Rugeles afirmó que se requiere apoyo mutuo, “que la universidad nos retroalimente en la formulación de política pública, en el tema de los casos, análisis normativo, y que además las instituciones emprendan también un trabajo de cultura y legalidad”.

Al finalizar la conferencia, el rector y representantes de los diferentes sectores de la región se reunieron para presentarle al Secretario la iniciativa Red Santandereana por la Transparencia, que busca crear proyectos conjuntamente que puedan ser aplicados en la gestión pública departamental y nacional.

Allí Rugeles habló sobre la importancia de tener socios académicos en las regiones con lo que se podrá empezar a trabajar de manera muy puntual en temas prioritarios como la construcción de la política pública.

“Acá lo que tenemos es unión de voluntades, de querer trabajar conjuntamente y hacer entre todos equipo. La manera de abordar el tema de corrupción es construyendo todo este entramado, trabajando cada uno desde su frente, desde su ámbito, pero de alguna manera de forma conjunta”, manifestó el funcionario.

Tabla Técnica