Para los habitantes de la capital inglesa “Londres no sería Londres si fuera lenta”. La vida en esta agitada ciudad, calificada como una de las grandes capitales del mundo, no escapa -a pesar de su inmejorable organización- a los problemas que genera la densidad poblacional: las grandes distancias para movilizarse entre el lugar de habitación y el desarrollo de sus actividades particulares.

Esta situación obliga a que las personas pasen largas jornadas de trabajo o estudio, sin tener la posibilidad de tomar un descanso confortable, en el cual se pueda “desconectar” para “escapar del ruido de la ciudad”. Con esa premisa, un joven emprendedor bumangués, Edgar Mauricio Villamizar Rangel, egresado del programa de Administración Dual con doble titulación de la Ecole Supérieure de Commerce de la Université de Montpellier, en Francia, creó junto con un socio “un pequeño oasis” dentro de esta gran urbe.

 

Se trata de pop & rest, la primera startup de descanso y hospitalidad que provee espacios de tranquilidad y privacidad para “recargarse” en el distrito creativo y tecnológico de Londres (London’s Silicon Roundabout). Allí cualquier parroquiano que quiera tomarse un break, entre media y dos horas, podrá hacerlo en pequeñas cabinas para dormir, acondicionadas especialmente para facilitar el descanso. Para Villamizar este servicio pretende “ofrecer la mejor experiencia para dormir y relajarse”.

Villamizar, de 27 años, es recordado por sus profesores “por su excelencia académica, de hecho fue uno de los estudiantes que participó en el comité curricular del programa. Siempre estuvo dispuesto e interesado por destacarse y aportar nuevas ideas, tanto en la fase aula como en la fase práctica. Es de resaltar que sus periodos de práctica en la empresa formadora fueron destacados”, dijo Sergio Iván Ferreira Traslaviña, director del programa académico.

La Oficina de Comunicación Organizacional dialogó con este joven santandereano sobre su idea de negocio, la experiencia de emprender en un país ajeno al suyo y las enseñanzas que la UNAB le dejó en su proceso de formación. Esta es la entrevista.

 

¿Cómo termina Mauricio viviendo en Londres?

Todo empezó en Montpellier, Francia, gracias al convenio de doble titulacion que tiene la UNAB con la escuela de negocios SUPDECO en Montpellier. Después de obtener mi titulo de bachelor Francés, me mudé a Marsella, donde culminé mis estudios de Maestria, por medio de una beca parcial en la escuela de negocios de esta ciudad. Al terminar mis estudios conseguí una práctica en la ciudad de Londres, en una empresa de riesgo de capital, así empezó mi aventura en esta ciudad.

¿Cómo nace la idea de negocio sobre ofrecer una experiencia para dormir, relajarse y recargar ‘baterías’ en esa ciudad?

La idea nace desde que estaba en la Universidad, el hecho de tener “huecos” entre clases y no poder ir a mi casa en Cañaveral, me hizo ver la necesidad que había para encontrar un pequeño momento de tranquilidad, para descansar o estudiar concentradamente, desafortunadamente en la biblioteca no era posible encontrar la calma total. Después, al vivir en Bogota, y más tarde en Londres, vi que estas ciudades aún más grandes que Bucaramanga, tenían esta necesidad aún más latente pues la gente trabaja muchas horas y las distancias son cada vez mayores. Hice un poco de investigación y encontré que en ciudades como Tokio o Hong Kong, las cápsulas para descansar son muy comunes. Decidí junto a mi socio que traeríamos ese concepto para recargar y mejorar la calidad de vida de los londinenses, adaptado claramente a los estándares europeos.

¿De qué manera ha participado su familia en el emprendimiento? ¿Cómo le han brindado apoyo?

Mi familia ha sido un gran apoyo ya que ellos siempre creyeron en mí, y a pesar de que les gustaría que yo estuviese con ellos en Colombia, siempre me han dado la motivación para alcanzar lo que me propongo. Gracias a las nuevas tecnologías puedo estar en constante comunicación con ellos, lo que hace todo más fácil y llevadero. El apoyo ha sido espiritual, de amor y con recursos claramente.

¿Cuánto tiempo demoró entre la fase de ideación hasta que ya se volvió realidad el negocio?

La fase de preparación duro un año, ya que los costos de vida en Londres son muy altos y se requiere un capital inicial fuerte, las primeras pruebas duraron 6 meses y, finalmente, pudimos abrir nuestro propio espacio en todo el corazón del centro financiero de Europa.

 

¿Cuánto influyó la universidad, y en especial, la carrera que cursó en la UNAB?

La universidad, y en especial Administración Dual, influyó sustancialmente en el profesional y emprendedor que soy hoy. Al rotar por una empresa y aprender no solo la teoría sino la práctica, me permitió adquirir las habilidades necesarias para lanzar mi propio negocio con más seguridad y con unas bases más sólidas, siendo más realista de las dificultades que, como negocio, se tienen que enfrentar y así preverlas lo más que se pueda.

Qué le sirvió de todo lo que aprendió aquí? ¿Algún consejo de sus profesores? ¿Algo que le hubiera despertado esa iniciativa?

El modelo dual de combinar la academia con la empresa me aportó mucho como profesional y emprendedor. El apoyo incondicional de las directivas del programa, encabezado por Carolina Silva, fue muy importante pues nos transmitió a los integrantes de la facultad su pragmatismo a la hora de trabajar y ejecutar funciones en una empresa.

¿Qué le diría a los jóvenes estudiantes que también tienen ese sueño de emprender? ¿Por dónde empezar?
 

Mi idea de este negocio nació hace más de 10 años en mi cabeza, y apenas hace 2 años volvió a hacer click, no creo que hubiera funcionado tiempo atrás, pero ahora por la coyuntura de la situación actual y las nuevas tendencias de bienestar personal, tiene más probalidades de éxito. Lo que quiero decir es que, sea cual sea la idea que tengan, siempre estén pendientes de las señales externas, de las tendencias y siempre con mucha perseverancia, aunque al mismo tiempo mucha objetividad para darse cuenta si no va a funcionar y es mejor parar, en general estar abierto a diferentes opciones. ¿Por dónde empezar? Por una investigación breve del mercado, empezando por sus redes de contactos: personal y profesional.

 

¿Cuál ha sido la mayor dificultad?

La mayor dificultad para emprender en una ciudad como Londres fue y es el costo de vida, la renta, el tiempo, todo juega un rol muy importante, y si no se tienen los ahorros suficientes para empezar, puede retrasar todo. Ese fue nuestro primer error, la falta de planeación financiera para empezar, que por el camino se fue arreglando gracias a la red de amigos y contactos que junto con mi socio creamos con el tiempo.

¿Algún plan de expansión?

El próximo paso es París, por ser la capital del país natal de mi socio, y la más cercana a Londres, continuar la expansión en Europa y después saltar al continente americano, en Bogotá, si las cosas se dan correctamente.

¿Cada cuánto viene a Colombia y qué es lo que más extraña?

Al menos una vez al año voy a visitar mi familia y amigos, a recargarme de la energía tan espectacular que se irradia en nuestro país. Lo que mas me hace falta es claramente mi familia y la calidez, alegría y espontaneidad del colombiano.

Tabla Técnica

Fecha 
Oct 29, 2018
Tipo 
Noticia