Volver a la noticia

Palabras de la Ministra de Educación Nacional

Bucaramanga 20 de junio de 2007

Doctor Alberto Montoya Puyana
Rector Universidad Autónoma de Bucaramanga

Por su intermedio, en nombre de este Ministerio y del mío propio, quiero hacer llegar a toda la comunidad educativa de la UNAB, en la ciudad de Bucaramanga, un mensaje lleno de sentimiento y pesar por la muerte de Armando Puyana, persona insigne y destacado promotor del desarrollo social y económico del pueblo santandereano. A usted y toda la familia, un fuerte abrazo lleno de afecto y fortaleza en la esperanza que Armando les llenará de entusiasmo para continuar con su ejemplo por muchos años más.

CECILIA MARIA VELEZ WHITE, Ministra de Educación Nacional

Volver a la noticia

Homenaje Alcaldía de Floridablanca

Decreto No 0158 de 2007

Por el cual se exalta con Decreto de Honores la memoria de un Ilustre Ciudadano

El Alcalde Municipal de Floridablanca Santander en uso de sus facultades legales y considerando:

  1. que es deber de las autoridades civiles rendir tributo de admiración y exaltar públicamente las calidades de las personas e instituciones cuya función social se destacó al contribuir con el progreso colectivo
  2. Que el municipio de Floridablanca creó Decreto de Honores como reconocimiento a las personalidades e Instituciones que han sobresalido por prestar invaluables servicios a la comunidad en cumplimiento de tareas de compromiso ciudadano.
  3. Que en el día de ayer falleció en la ciudad de Floridablanca Don Armando Puyana Puyana, hijo ilustre y hombre preclaro de Santander quien se distinguió durante su vida como un personaje íntegro, solidario, de gran solvencia moral, digno de imitar. Cofundador de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, empresario de la construcción y hacedor de empresas que proyectaron nuestro departamento a nivel nacional e internacional, características que lo muestran como hijo ilustre de Santander.
  4. Que el municipio de Floridablanca lamenta profundamente su deceso como quiera que los floridablanqueños recibieron el beneficio de sus acciones humanitarias y sociales y que los distintos estamentos de nuestra sociedad reconocen los invaluables aportes de Don Armando Puyana Puyana al desarrollo, progreso y bienestar de los habitantes del departamento

Resuelve

Artículo 1º Ríndase homenaje póstumo a la memoria de Don Armando Puyana Puyana ilustre empresario quien con sus ejecutorias empresariales facilitó el desarrollo urbanístico de Floridablanca convirtiéndola en polo de desarrollo del Área Metropolitana y del departamento.

Artículo 2º Decrétase un día de duelo en el municipio de Floridablanca, como homenaje a la memoria del Ilustre Empresario Izando su bandera a media asta en el Palacio Municipal.

Artículo 3º El presente decreto en Nota de Estilo se hará llegar a sus familiares.

Comuníquese y cúmplase
Dado en Floridablanca a los diecinueve días del mes de junio de dos mil siete.

Jairo Eduardo Ulloa Cadena, Alcalde Municipal de Floridablanca

Volver a la noticia

Palabras Eduardo Carvajal Puyana (sobrino)

Cuando una persona como Don Armando se va, deja un vació difícil de llenar.

Afortunadamente sus realizaciones nos dejan un legado muy importante para nuestra generación y las venideras. Como una persona muy cercana a él nos queda un grato recuerdo de una infinidad de situaciones que recuerdan su fino y afilado sentido del humor.

Quisiera recordar una anécdota que resume esto, cuando en una semana santa apareció por un desagüe un gatico de un par de meses de nacido; doña Elga le compro un alimento para gatos en cuya etiqueta decía que era bueno para el pelo, mejoraba el ánimo, le daba mucha energía y mejoraba el apetito. Inmediatamente Don Armando le dijo enfáticamente, eso es lo que yo necesito. Son realmente pocas las palabras que se pueden decir para destacar todo lo que hizo Don Armando para ayudar a los menos favorecidos, a Santander, a Bucaramanga y la ciudadanía en general. Siempre lo recordaran por sus obras a este hombre que dejó una gran enseñanza. Por su comportamiento ético a toda prueba. Un muy sentido hasta siempre, Don Armando

Volver a la noticia

Palabras Juan Pablo Carvajal Puyana (sobrino)

No es fácil expresar en palabras un inmenso agradecimiento en estos momentos en los que corre por nuestra mente una inagotable fuente de recuerdos familiares enlazados en la historia desde hace 180 años, cuando nace en 1827 Don David Puyana Figueroa su abuelo y bisabuelo simultáneamente, quien contrajo matrimonio con Manuelita Martínez Ordóñez, por cierto unión muy prolífica de donde vienen 7 varones y cinco mujeres. José Dámaso, el mayor, nacido en 1858 casó con María Luisa Reyes en Sogamoso, familias que se encuentran por razón de los negocios de ganado flaco comprado en los llanos para traer a engordar en las haciendas del Tambor y vecinas del bajo Lebrija. De este matrimonio nace Isabel Puyana Reyes entre otras hermanas, quien encuentra al nacer, los brazos de su tío Alejandro, el menor de los varones de Don David Puyana, con quien a pesar de alguna oposición por su cercanía familiar contrae nupcias. Manuel José, Gustavo, Armando y Elsa Puyana Puyana conformaron la nueva generación de aquel entonces que hoy se apaga para ellos y se reaviva para nosotros como ejemplo de raza orgullosa de su terruño Santandereano.

Don Armando, dentro de su recia personalidad como escudo, abrigó también el espíritu altruista y generoso que lo llevó a tender su mano en el más amplio sentido que lo puede hacer un ser humano: sin condición alguna, nunca bajó la guardia frente a las dificultades que fueron muchas; por el contrario lo veíamos frotar intensamente sus manos apretando los labios al tiempo que su mente se proyectaba en lo lejano buscando recargar su entusiasmo característico y visión positiva.

Sus sobrinos Carvajal Puyana fuimos testigos de su gran valía en momentos en que su hermana Elsita perdía el gran soporte de su hogar y de su vida con un racimo de 10 hijos a la deriva; para Don Armando un compromiso más apareció en su proyecto de vida: continuar con la construcción de esta familia reafirmado el milagro que es el de dar vida, siempre apoyado por Doña Elga, quien fiel a su promesa de tener todo dispuesto ante su llegada, partió anticipadamente para esperarlo y compartir sus vidas en ese nuevo estado de eterna felicidad.

Hoy elevamos entre todos este silencioso y eterno agradecimiento, con la convicción que el Hombre tendrá que ver a Dios a través del Hombre: Gracias Mato Tío y Papá.

Volver a la noticia

Palabras del rector

Es para mi en extremo difícil darle la despedida a don Armando, quien conjugó en su recia personalidad aspectos tan importantes y variados como el de empresario, urbanista y constructor, con visión grande y de futuro, sólidamente ligado al desarrollo de nuestra ciudad, del Área Metropolitana, del Departamento de Santander y del País; como la persona con profunda sensibilidad hacia la importancia de la educación, jalonando con Alfonso Gómez Gómez la creación del Instituto Caldas y la entidad educativa que es hoy la Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB, obra que siempre consideró su más grande y especial realización, y que cumple ya cincuenta y cinco años; como la persona que fue ejemplo digno de imitar, además de ser potente motor de desarrollo, dio rienda suelta a su sensibilidad social y a su preocupación y entrega permanente por la búsqueda de los mejores senderos para la región y el país; la persona que, como miembro de familia, con inmenso cariño, siempre nos tuvo muy presentes a todos, expresándolo con especial deferencia. Paz en la tumba de don Armando. La continuidad de todas sus obras, será nuestro mejor homenaje.